Todos dependemos de la electricidad. Es tan necesaria como habitual para nosotros. Por esta razón, muchas veces olvidamos o subestimamos su capacidad de causar lesiones. ¿Sabías que incluso la corriente doméstica puede detener tu corazón? Tenés que ser consciente de los peligros que representa la electricidad. Seguí leyendo para conocerlos.

De hecho, el voltaje de la electricidad y la corriente eléctrica disponible en departamentos, casas o locales pequeños tiene suficiente energía para generar  muerte por electrocución.

Algo tan simple como cambiar una bombilla sin desconectar la corriente eléctrica puede ser peligroso. Incluso entrar en contacto con la parte  "energizada" del zócalo podría ser fulminante. 

Descargá nuestro catálogo y descubrí nuestra amplia gama de productos.

Es cierto que toda instalación eléctrica, sea cual sea su naturaleza, no debería representar ningún riesgo para sus usuarios.

Se asume que los elementos de protección inherentes a ella cumplen con la finalidad de resguardar la integridad y seguridad de las personas que la manipulan.

Sin embargo, también es cierto que la seguridad eléctrica de nuestros hogares o lugares de trabajo puede verse afectada por numerosos factores que, de no tenerse en cuenta, pueden provocar accidentes graves.

Seguí leyendo e informate sobre las claves de seguridad eléctrica que siempre debés tener en cuenta.

Equipos Eléctricos

¿Qué necesito saber sobre la seguridad eléctrica?

En primer lugar, recordá que todos los sistemas eléctricos tienen el potencial de causar daño.

La electricidad puede ser "estática" o "dinámica". La electricidad dinámica es el movimiento uniforme de los electrones a través de un conductor. Esto es lo que conocemos como corriente eléctrica.

Los conductores son materiales que permiten el movimiento de la electricidad a través suyo. Los metales son, en general, los elementos conductores más utilizados. 

Tené en cuenta que el cuerpo humano también es un conductor.

Todas las instalaciones eléctricas sufren desgaste con el paso del tiempo. Los conductores, ya sean cables o alambres, interruptores, tomas, y térmicas requieren una revisión periódica.

Los materiales usados en una instalación eléctrica cuentan con una vida útil estimada de 20 años. Pequeñas sobrecargas externas (estas suceden, por ejemplo, cuando conectamos demasiados artefactos) podrían acortar la vida de los componentes eléctricos de la instalación.

Normas básicas de seguridad eléctrica

Debemos asegurarnos siempre de que el equipo esté conectado a tierra correctamente. La conexión a tierra proporciona un camino alternativo para que la electricidad siga, en lugar de atravesar a una persona.

Si usamos electricidad en un ambiente o espacio húmedo, incluyendo interiores, la mejor idea es contar con un gabinete estanco o caja estanca.

Seguí las reglas de oro de la seguridad eléctrica:

1. No manipules conductores expuestos que tengan 50 voltios o más.

2. Asegurate de que el equipo eléctrico esté enchufado correctamente, conectado a tierra y en buen estado de funcionamiento.

3. Los cables de extensión no se pueden usar como cableado permanente y se deben quitar después del uso temporal para una actividad o evento.

4. Los equipos de alto amperaje, como los calentadores de espacios y los acondicionadores de aire portátiles, deben enchufarse directamente en los receptáculos de pared permanente, no en extensiones. 

5. No accedas, uses ni alteres el servicio eléctrico de ningún edificio, incluidos los paneles de interruptores, a menos que estés específicamente calificado y autorizado para hacerlo. Los riesgos en este sentido son potencialmente devastadores.

6. Los ambientes húmedos pueden aumentar el riesgo de una descarga eléctrica, por lo que debemos tener extremo cuidado al trabajar con electricidad en estos casos

¿Qué podés hacer para mantenerte seguro? Evitá realizar por tu cuenta las siguientes actividades:

1. Trabajar con conductores expuestos que transporten 50 voltios o más.

2. Hacer reparaciones o alteraciones a cualquier equipo eléctrico.

3. Abrir el estuche o quitar las barreras de protección de cualquier equipo que utilice electricidad.

4. Restablecer un disyuntor disparado (cuando se te corta la luz y solo buscas recuperarla levantando el interruptor) o reemplazar un fusible quemado.

Siempre debés contar con una persona calificada para que realice estas tareas.


¡Esperamos que estas claves de seguridad eléctrica sean de utilidad para ti!

Contar con ROKER implica mucho más que un proceso de compra. Realmente somos tu mejor aliado a la hora de proteger y mantener seguro tu hogar o negocio.

¡La razón es que nos preocupamos por ti! Es por ello que te invitamos a que consultes nuestro catálogo y descubras qué otros productos tenemos para la protección eléctrica de tu hogar o negocio.

New call-to-action

Tema: ROKER, Electricidad, Seguridad

Roker

Escrito por Roker